Garantizar a las personas el acceso a servicios de agua y saneamiento de calidad, asegurando al mismo tiempo la sostenibilidad del recurso hídrico, es una condición básica para el desarrollo humano. En particular, se trata de un elemento fundamental para la lucha contra la pobreza, la enfermedad, y la carencia de oportunidades de progreso de niños, mujeres y hombres. Y, en este sentido, los prestadores de servicios de agua y saneamiento tienen una responsabilidad y un compromiso directo con dicha garantía.

En América Latina y el Caribe, y en todo el mundo, tales prestadores luchan por satisfacer la creciente demanda de servicio y mejorar su desempeño en un contexto de urbanización, mayor presión sobre los recursos hídricos, y limitada capacidad financiera. Disponer de prestadores bien gestionados es clave para la calidad de vida de las familias, atraer negocios, y proteger el medio ambiente.

Sin embargo, no es tarea fácil, ni para los gobiernos y sus socios para el desarrollo ni para los usuarios conocer el nivel de buena o mala gestión de los prestadores de servicios de agua y saneamiento. A pesar de coincidir muchos expertos en señalar que existen grandes diferencias en el desempeño entre estos prestadores – incluso en un mismo país – y que muchos no alcanzan un estándar deseable y factible, no hay hoy en día demasiada información fiable disponible al respecto. Parte del problema es la inexistencia de un estándar común de evaluación de ese desempeño dado un abanico de criterios relevantes como la accesibilidad, calidad, eficiencia, sostenibilidad, y transparencia.

El sistema de calificación AquaRating, desarrollado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) – en cooperación con la Asociación Internacional del Agua (IWA, en sus siglas en inglés) – contribuye a una solución de este problema ofreciendo un estándar comprehensivo y objetivo para la evaluación del desempeño de prestadores de servicios de agua y saneamiento. Además de proveer una calificación general para el prestador, el sistema ofrece evaluar detalladamente cada una de sus ocho áreas de calificación (Acceso al Servicio, Calidad de Servicio, Eficiencia en la Operación, Eficiencia en la Planificación y Ejecución de Inversiones, Eficiencia en la Gestión Empresarial, Sostenibilidad Financiera, Sostenibilidad Ambiental, y Gobierno Corporativo) y la fiabilidad de la información provista a través de un proceso independiente de auditoría, así como orientación para mejorar las prácticas de gestión.

AquaRating deviene una herramienta que ofrece múltiples beneficios a las distintas partes involucradas en la prestación de servicios de agua y saneamiento: a los prestadores mismos les permite, por un lado, demostrar su nivel de desempeño de forma creíble y así mejorar su acceso a financiamiento y nuevos mercados y, por otro lado, desarrollar planes de acción para mejorar sus resultados en aquellas áreas evaluadas que muestran potencial de mejora. A los gobiernos e instituciones de desarrollo, AquaRating les facilita conocer de forma objetiva el nivel de desempeño de dichos prestadores, diseñar para éstos proyectos de apoyo financiero y técnico en base a un diagnóstico detallado, y establecer una línea base para el monitoreo de su progreso alcanzado. Y, en última instancia, a los usuarios de los prestadores calificados les posibilita beneficiarse de servicios de mayor calidad y de una gestión más eficiente y transparente de los mismos.

El proceso de diseño de AquaRating ha sido intenso y profundo, y ha contado con los insumos de prestadores de servicios de agua y saneamiento, organizaciones multilaterales de desarrollo, y otros organismos internacionales canalizados a través de la realización de varios grupos focales y talleres de trabajo. Una vez concluida esta primera fase de diseño, el equipo del proyecto – conformado por un equipo multidisciplinar de reconocidos expertos internacionales en evaluación del desempeño de proveedores de agua y saneamiento –inició el pasado mes de diciembre de 2012 la prueba del piloto del sistema con 13 prestadores de América Latina y el Caribe y Europa (España). Y, en los próximos meses, se prevé compartir con los agentes del sector el avance y primeras conclusiones de dicha prueba, así como los planes de implementación de AquaRating, en el marco de seleccionados eventos internacionales de servicios de agua y saneamiento.